MINISTERIO DE

HOSPITALIDAD

¡Bienvenidos! Al igual que los parientes cercanos, los ministros de hospitalidad esperan con interés en extender nuestro saludo con una sonrisa, un apretón de manos firme y un abrazo. Antes de su llegada, nos dispusimos a decorar, limpiar y dar cabida a nuestras instalaciones. Su encuentro con Dios es de gran impotancia; nuestro objetivo es crear un ambiente cálido durante su experiencia y crear una impresión duradera en usted de lo que somos. Con esto en mente, esperamos su visita oficial de todo corazón.

No dejen de practicar la hospitalidad, pues saben que algunos dieron alojamiento a ángeles sin saberlo. - Carta a los Hebreos, 13:2